Consejos para controlar el moho de las casas

La clave para prevenir el moho es simple: el control de la humedad. Lo que ya no resulta tan fácil es lograr ese control en la práctica. Pero no es imposible acabar con él: veamos algunos consejos para eliminar las antiestéticas e insanas manchas de moho en nuestras casas.

Descubrir una mancha de moho en la pared es una mala noticia, no sólo por lo feo e insano, sino porque el moho puede volver y volver a salir, ya que su reproducción por esporas dificulta su erradicación definitiva.

¿Y dónde podemos encontrarlo? En los lugares más insospechados: desde la alfombra, ropa, comida, papel de la pared, o en lugares ocultos, como detrás del panel de yeso del techo, alrededor de las tuberías con fugas o, por ejemplo, sobre las tejas del tejado.

Evidentemente, no dejarlo salir es la mejor manera de acabar con él. Y la prevención, como hemos dicho antes, pasa por el control de la humedad, su caldo de cultivo. Veamos algunas maneras de combatir la humedad y a su amiguito, el señor moho:

Una primera medida a tomar es identificar las posibles áreas problemáticas, como un sótano inundado o que huela a humedad, unas ventanas que suelen empañarse, una mancha de agua en el techo o en una pared… Todas éstas son señales de alarma ante las que debemos actuar, intentando corregir la humedad, eliminarla: colocar una alfombra en un lugar húmedo, productos antihumedad, reparar fugas de agua, etc.

Igualmente, hay que estar atentos a momentos más peligrosos, como la temporada de lluvias, que puede traernos inundaciones (aquí hay que evitarlas o secar bien si se producen) o, cotidianamente, los puntos problemáticos de la casa, como los cuartos de baño, las habitaciones donde tendemos cuando hace mal tiempo o la cocina (en estos dos últimos casos es necesaria una buena ventilación).

A propósito de la ventilación, mejor si es natural, pero también puedes utilizar aparatos de ventilación, como extractores en la cocina y, en el resto de la casa, aire acondicionado o deshumidificadores, convenientes en climas húmedos.

Además de poder utilizar materiales de construcción anti moho, siempre conviene mejorar el flujo de aire en el hogar, algo que podemos lograr con sencillos gestos, como abrir puertas entre las habitaciones, colocar los muebles separados de las paredes y abriendo las ventanas en ratos soleados.

Y un último consejo: cuidado con las plantas en el interior de casa, pueden propagar el moho. Para evitarlo, si tu hogar es muy húmedo, puedes añadir al agua de riego un poco de té de Taheebo.

Recuerda suscribirte a nuestro boletín para recibir artículos como este en tu correo.