Seguridad y electricidad: ¿qué saber para hacer una instalación?

original
Cada vez nuestras casas son más seguras. Podemos instalar alarmas, cámaras o detectores de presencia para evitar que ocurra un accidente y mantenernos a salvo de cualquier peligro. Pero, ¿estamos al tanto de los peligros que supone una instalación eléctrica mal hecha? ¿sabemos qué hacer en caso de accidente? ¿conocemos los puntos prohibidos de una casa para poner un enchufe? ¿cómo nos protegemos para manipular electrodomésticos?… En Efimarket hablamos sobre seguridad y electricidad. Te explicamos cómo detectar y solucionar los errores más frecuentes que pueden suponer un riesgo.

Antes que nada tenemos que saber qué factores influyen en el riesgo eléctrico:
  • intensidad de la corriente
  • duración del contacto eléctrico
  • tensión aplicada
  • frecuencia de la corriente

Algunos riesgos comunes en las instalaciones eléctricas del hogar:

Conexiones sin cajas eléctricas

¿Alguna vez has visto una bombilla que cuelga directamente de su cable, viéndose un agujero en el techo? Esto es extremadamente peligroso pues la caja eléctrica es la que cuida que no se produzca un incendio en la habitación. Cualquier chispa o calor generado no será contenido, así que si no está instalada es un peligro de incendio latente. La buena noticia es que, si te atreves, puedes arreglarlo tú mismo. Primero, asegúrate de que el interruptor está apagado. Desconecta la lámpara, instala la cajita eléctrica y vuelve a conectar la lámpara. Ya está. Un riesgo menos

Interruptores y enchufes cerca de grifos

Esto debería ser de sentido común, pero te sorprenderías si supieras cuántas veces hemos visto este tipo de instalaciones en hogares y negocios. No sólo es peligroso para tu casa sino para ti también: ¡puedes electrocutarte! Llama al electricista pero ya, y cambia el interruptor o enchufe a otro lugar seguro, bien alejado del agua. Además debemos prestar atención a no mojar cables, armarios de contadores, cajas de enganche… Y por lo que más quieras, haz caso a lo que decía tu madre: pies y manos bien secos para tocar los interruptores y electrodomésticos.

En los cuartos de baño, las tuberías de agua fría y caliente, desagües, cercos metálicos de puertas y ventanas, radiadores, etc., tienen que estar conectados entre sí y a la red de tierra.

Cables demasiado cortos

Los cables de instalaciones eléctricas que se han cortado demasiado son extremadamente difíciles de manejar. Los cables deben extenderse aproximadamente 8 cm  fuera de la caja. La solución es añadir conectores, que hacne posible extender los cables. Asegúrate de que los tornillos del conector estén bien ajustados para que todo funcione correctamente.

 

Niños desprotegidos

Ya sabemos cómo son: todo les produce curiosidad, y a más de un padre y madre se le ha puesto el corazón en la garganta cuando ven a su hijo/a inspeccionando los enchufes. Mantén siempre los cables sueltos y los enchufes fuera de su alcance, con disimuladores o incluso con cinta aislante. No permitas que enchufen ellos solos los juguetes electrónicos, a no ser que los vigiles. ¡Y repíteles todas las veces que sea necesario que nada de meter los dedos! Pídele a tu electricista que tenga este punto en cuenta si piensas tener hijos o si ya empiezan a explorar la casa.

 

Si vas a manipular una instalación, apaga antes el interruptor y no uses aparatos con cables pelados, clavijas rotas o enchufes deteriorados. En este sentido, si un aparato te da calambres desenchúfalo y llama a un técnico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.