Consejos para ahorrar energía en verano

ahorrar_energia-586x336

¿Cómo ahorrar energía en verano? ¿Y dinero? El calor insoportable, el aumento de horas que pasamos en casa, las necesidades de la piscina… durante el verano se gasta mucha energía en el hogar, y esto se suma al consumo cotidiano. No todas las casas son iguales ni mantienen el fresco de la misma forma, pero hay varios consejos comunes que consiguen ahorrar energía en el hogar y conseguir un ambiente cómodo y fresco por por poco dinero. Te contamos cómo ahorrar energía en verano y reducir tu recibo de la luz mediante la eficiencia energética.

como ahorrar energía en verano

Consejos para ahorrar energía en verano

1. Conoce el consumo de casa para ahorrar energía y dinero.

¿Tu factura de la luz es desorbitada? Lo primero que debes conocer es qué aparatos consumen más y cuáles consumen menos. Así podrás saber en qué electrodomésticos focalizar tu atención para ahorrar energía en verano. La mejor opción para conocer el consumo exacto de tu aire acondicionado, nevera, lavadora, etc. es un medidor inteligente que te dará consejos personalizados de ahorro según tu consumo. Desde efimarket.com recomendamos Mirubee Mirubox porque mide el consumo de cada electrodoméstico por separado, descubre el stand-by de cada aparato, ajusta la potencia contratada, e incluso ayuda a elegir la mejor tarifa eléctrica según tus necesidades. ¡Y además lo puedes instalar tú mismo!

2. No ajustar el aire acondicionado a una temperatura más fría de lo recomendado.

Copiar el frío polar que tienen los centros comerciales es innecesario y, además, caro… Por no hablar del daño que hacemos al medio ambiente si mantenemos esta costumbre día a día. Conseguir una temperatura de 25 grados es más que suficiente para pasar el verano. Además, ten en cuenta que una diferencia de temperatura de más de 12ºC respecto al exterior NUNCA es aconsejable porque puede dañar tu salud.

3. Evita colocar lámparas o televisores cerca del termostato del aire acondicionado.

Este punto es muy importante. El termostato detecta el calor de los aparatos y  confunde la temperatura de la estancia con la que emana de éstos. Como consecuencia, pasará más tiempo encendido innecesariamente, quizá la habitación estará demasiado fría sin que encuentres el motivo y gastarás mucho más dinero mes a mes.

4. Pinta de colores claros los techos y las paredes exteriores.

Como todo el mundo sabe, los colores claros reflejan el sol y evitan el sobrecalentamiento de espacios interiores. Los mejores tonos a elegir son blancos o amarillos débiles. Por si no fuera suficiente para ahuyentar el calor, en nuestra tienda puedes encontrar aditivos termorreflectantes que se mezclan con la pintura que elijas (Insuladd para pintar exteriores, Energy Shield para interiores) y consiguen bajar varios grados la temperatura de casa, siempre de forma eficiente. No nos cansamos de recomendarlo porque realmente funciona y merece la pena para resguardarse del calor del verano. Por cierto, ¿Sabías que es uno de los materiales que utiliza la NASA para aislar sus naves? Estos aditivos son los mejores del mercado, y además a un precio muy asequible.

5.   Utiliza persianas, toldos o cortinas.

Un truco económico y clásico: un buen toldo y unas cortinas translúcidas –si pueden ser de tonos claros, mejor– aislarán tu casa del calor de forma muy efectiva, pues favorecen la ventilación e impiden el paso de la luz en las horas de más calor. Esto se traduce en una menor necesidad de gastar energía para enfriar las habitaciones, y en un importante ahorro a lo largo del verano. ¡No hay que subestimar su importancia!

6.   Instala sistemas de pulverización de agua o coloca plantas en el interior.

Si puedes permitirte este consejo, lo notarás. Los sistemas de pulverización sirven para refrigerar el ambiente utilizando agua, como se hace en parques temáticos o centros comerciales muy calurosos. Sobre todo es muy recomendable en almacenes o negocios por el estilo. Si no puedes pagarlo o no te convence esta solución, coloca plantas en el interior de tu hogar. Crearán un área protectora contra el calor, mantendrán el fresquito y además tu casa quedará más bonita y verde. ¡En serio!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.