De la cáscara de naranja al depósito de combustible

piel de naranja y biocombustibles - efimarketLos residuos de alimentos ofrecen una fuente de los biocombustibles renovables desde hace tiempo, y las cáscaras de naranja son un ejemplo perfecto del potencial de estos procesos. Según la Sociedad Americana de Química, estamos sentados sobre la mina de oro de los residuos de cítricos. La agricultura mundial produce unos 15,6 millones de toneladas de residuos de naranja y otros cítricos al año en forma de cáscaras desechadas que se podrían utilizar para la producción de biocombustibles, bio-disolventes, perfumes, purificadores de agua y otros productos. Así que … ¿Cuan de cerca estamos de esta visión de un planeta más sostenible gracias a los cítricos?

El problema de la naranja

El problema con las naranjas, y de la industria de cítricos como un todo, es que aproximadamente la mitad del producto cosechado se desperdicia en forma de peladuras.

Esto representa un pasivo ambiental importante en términos de eliminación. Las dos soluciones principales, la quema y depósito en vertederos, contribuyen directamente a las emisiones de gases de efecto invernadero.

Según lo descrito por Joan Coyle, de la American Chemical Society, las opciones actuales para la recuperación de las cáscaras de naranja no son óptimas. Los grandes fabricantes de zumos puede procesar las cáscaras como fuente de alimento para el ganado o pectina (un aditivo alimentario común), pero estos procesos implican gastos adicionales y un mayor uso de energía.

De cáscara de naranja al tanque de gasolina

Para abordar el problema, un equipo internacional de investigadores ha creado una asociación, la OPEC (Orange Peel Exploitation Company). La OPEC se une a la Universidad de York, la Universidad de Sao Paulo y la Universidad de Córdoba en un proyecto de bio-refinería “residuo cero” que va a utilizar microondas alta intensidad en ambiente de baja temperatura para extraer líquido de la celulosa en las cáscaras de cítricos, en lugar de depender de la mecánica procesos o la adición de ácidos.

Una vez separados, la celulosa y el líquido puede producir un número de productos valiosos aparte de bio-etanol. Allison Jarrell de  Inside Science ofrece una lista que incluye:

“… Limonina, que puede ser utilizado como una fragancia, en limpiadores domésticos y como un disolvente prometedor para reemplazar productos derivados del petróleo; pectina, a menudo utilizado en cosméticos, productos farmacéuticos y en alimentos como jaleas; y celulosa, que se utiliza como un agente espesante o puede ser convertida en un biocombustible sólido “.

De acuerdo con la Asociación Británica de Ciencias, la celulosa esponjosa también podría ser utilizada como un filtro absorbente, y el proceso de microondas también puede incorporar otras materias primas, incluyendo los residuos domésticos y papel.

Como señala Jarrell, aparte de la obtención de beneficios directos en la explotación del proceso, podría proporcionar a los productores de zumo una manera de promocionarse como empresas sostenibles, con instalaciones de residus cero, y evitando tener que pagar a los agricultores locales por llevarse la cáscara como alimento para ganado.

La OPEC espera disponer de una biorrefinería en marcha próximamente en York. Mientras tanto, en Estados Unidos, un investigador de la Universidad Central de Florida ha desarrollado un método para refinar etanol a partir de cáscaras de naranja con la ayuda de una enzima del tabaco, por lo que el futuro de la piel de naranja como fuente de biocombustibles se ve cada día más soleado.

Vía Clean Technica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.