El ahorro está en los detalles.

Niñas lavandose las manos¿Sabía usted que es posible un ahorro de entre 200 y 400 € (dependiendo del tipo de hogar) solo con llevar a la práctica unos pequeños gestos?. Pues bien, la idea de ahorrarnos un dinero en nuestros hogares siendo eficientes es una de las ideas en las que el ingeniero industrial David Labeaga basó su intervención en el Planetario de Pamplona amparada en el marco de las jornadas sobre “Eficiencia energética en el hogar. Trucos para ahorrar”, organizada por el Punto de Infoenergía de Tierra Estella en colaboración con TEDER.

Punto Infoenergía es un servicio de divulgación, sensibilización e información acerca de medidas de ahorro y eficiencia energía , entre sus labores está realizar visitas personalizadas con la elaboración de un informe energético gratuito a particulares, colectivos, empresas, organismos, etc.

Del estudio sobre los hábitos de consumo llevado a cabo por Unión Fenosa en colaboración con en el Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE) y las organizaciones de consumidores se extrae la conclusión de que en los hogares españoles se despilfarra al menos un 10% de la energía consumida. En este sentido, David Labeaga insistió en que hay margen para ahorrar en los hogares y que si tuviéramos que establecer un ranking por comunidades de los más eficientes estaría encabezado por lo catalanes (6,74 sobre 10), seguidos por los madrileños (6,70) y los del País Vasco (6,65).

De dicho estudio también se desprenden datos curiosos como que los hogares situados en las poblaciones con más habitantes son los más eficientes o que a mayor nivel de estudios existen unos hábitos energéticos más eficaces. También se deduce del mismo que los mas descuidados a la hora de hacer un buen uso de de la energía son los mayores de 50 años y los menores de 35 años sin hijos.

A continuación aparecen algunas de las costumbres y medidas que podemos adoptar en nuestros hogares para mejorar la eficiencia y ahorrar:

En la cocina

  • Tapar las cazuelas para no malgastar calor y energía. La olla exprés es una buena opción.
  • No dejar correr el agua mientras se cepillan los dientes, se lavan las manos o cualquier otra acción de higiene.
  • No utilizar cazos o perolas de tamaño menor a la fuente de calor que estemos usando.
  • Mantener bien cerrada la puerta del horno cuando se cocina. La acción de abrirla y cerrarla genera un derroche energético muy elevado.
  • Procurar no introducir alimentos calientes en el frigorífico porque éste “trabaja” más para enfriarlos y, por tanto, aumenta así el consumo de luz.
  • Descongelar los productos congelados dentro de la nevera. Asís e evitará el consumo del horno o de microondas para descongelar.
  • Vigilar que no se acumule escarcha en el congelador
  • Usar el horno microondas en lugar de horno convencional siempre que se pueda, ya que supone un ahorro entre el 60 y el 70% de energía.

En los electrodomésticos

  • Comprar electrodomésticos que presenten etiqueta energética A ya que son los más eficientes energéticamente.
  • Utilizar cocinas, calefacciones y calentadores de gas. Consumen menos energía que los eléctricos.
  • Utilizar la lavadora y el lavavajillas solo cuando se encuentre en carga completa.
  • Planchar la mayor cantidad de ropa posible en cada planchado ya que es uno de los electrodomésticos que más energía consume.
  • Evitar mantener el equipo de música, el televisor o el vídeo en posición de stand-by (luz roja) ya que se genera un derroche de energía del orden de 1,5 vatios diarios. Se estima que el ahorro en una vivienda habitual podría situarse en más de 50 euros anuales, aunque depende del número de aparatos.
  • No utilizar a una alta temperatura la lavadora, ya que lavar a 90 grados llega a consumir el doble que si lo utiliza a 60 grados.

En el baño

  • Ducharse mejor que bañarse. Se consume un 25% menos de agua con lo que el ahorro de energía es considerable.
  • Instalar grifos con difusores o atomiadores de agua es muy adecuado en la reducción de caudal de agua y, por lo tanto, a la postre ayuda a reducir el consumo de agua.
  • Mantener una temperatura estable en la caldera para el agua caliente. La más apropiada se sitúa entre 60 y 65 grados.
  • Utilizar grifos con termostatos permotye un consumo eficiente dela energía además demantener una temperatura idónea y adecuada.
  • No dejar enchufado el secador de pelo aunque esté apagado, ya que sigue consumiendo.

Fuente: diario de navarra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.