La bombilla de plástico que acabará con los tubos fluorescentes

La bombilla de plástico que acabará con los tubos fluorescentes

Científicos de la estadounidense Universidad de Wake Forest están convencidos de que pronto diremos adiós a ese molesto zumbido creado por la sobrecarga de las bombillas fluorescentes en la oficina. El motivo es que han desarrollado una nueva bombilla de plástico que, según explican, es más eficiente, no parpadea, no se rompe y no quema. Además, emite luz blanca y suave, sin el brillo amarillento de los tubos o la coloración azulada de las bombillas LED.

La nueva tecnología de iluminación está basada en la tecnología del campo inducido sobre un polímero electroluminiscente (FIPEL). «La gente se queja a menudo de que las luces fluorescentes molestan a sus ojos, y el zumbido de los tubos irrita a cualquiera sentado en un escritorio debajo de ellos», afirma el físico David Carroll, responsable del desarrollo de esta tecnología en Wake Forest. «Las nuevas luces que hemos creado pueden resolver esos dos problemas y más», asegura.

El equipo utilizó la nanoingeniería para crear un foco de luz completamente nuevo que se describe en la revista Electrónica Orgánica. El dispositivo está hecho de tres capas de un polímero emisor moldeable blanco mezclado con una pequeña cantidad de nanomateriales que brillan cuando son estimulados para crear luz blanca y brillante perfectamente similar a la luz del Sol, la que prefiere el ojo humano. Sin embargo, se pueden hacer en cualquier color y forma tanto para lámparas de hogar como para su uso en oficinas.

Sin peligro

Sus creadores aseguran que esta nueva solución de alumbrado es al menos dos veces más eficiente que las lámparas fluorescentes compactas (CFL) y se sitúa a la par con los LEDs, pero estas bombillas no se rompen y contaminan una casa como las fluorescentes ni emiten una luz azulada como los LEDs. «¿Quieres luces que tengan un contenido espectral atractivo dentro de un edificio? ¿Quieres una bombilla que no se rompa y esparza materiales peligrosos mientras tus hijos están alrededor?», pregunta Carroll en referencia a su invento.

El equipo de Wake Forest es el primero en hacer un FIPEL a gran escala que puede reemplazar la iluminación actual de la oficina y se basa en la luz blanca natural. Más allá de su uso en hogares y lugares de trabajo, Carroll considera que también puede emplearse en grandes iluminaciones, como marquesinas de las tiendas o carteles para autobuses o vagones de metro.

Los FIPEL parecen ser también de larga duración. Carroll asegura que ha trabajado con uno durante toda una década.

Vía ABC

Algunas ciudades ahorrarán hasta un 80% en el alumbrado de Navidad gracias a bombillas LED y de bajo consumo.

Iluminación navideñaAlgunos municipios españoles ahorrarán en 2011 casi un 80% en alumbrado navideño, símbolo de las fiestas, gracias a su apuesta por las lámparas de bajo consumo y LED, la reducción de horas de encendido y el apoyo económico de los comerciantes.

Según los datos recabados en las principales ciudades del país, algunas han optado también por adornos y figuras decorativas para sustituir las lámparas o bien por iluminar menos zonas urbanas.

Madrid, Pamplona y Badajoz se encuentran entre los capitales que antes se llenarán de luz y color (el último viernes de noviembre), pero la mayoría lo hará a partir del 1 de diciembre.

Luces LED y de bajo consumo

En los últimos años, la medida “estrella” de las grandes ciudades para ahorrar en este ámbito es la sustitución de las lámparas incandescentes por las de bajo consumo o los puntos de luz de tecnología LED (más eficiente y duradera).

De acuerdo con los consistorios consultados por EFE, los ahorros estimados este año con respecto al mismo periodo navideño oscilarán entre el 15% de Madrid y el 77% de las Palmas de Gran Canaria.

En la franja intermedia se sitúa Palma de Mallorca, cuyo gasto en alumbrado festivo ascenderá a 256.000 euros, un 40% menos que en 2010. Desde 2006, la capital mallorquina ha ahorrado en consumo eléctrico un 85% (gracias a las luces de bajo consumo).

El Madrid del todavía alcalde Alberto Ruiz Gallardón se vestirá estas navidades con 3,8 millones de lámparas, 600.000 menos que el pasado año, que además serán más eficientes, lo que permitirá reducir el consumo un 27,13% respecto al de 2010 manteniendo las mismas 230 horas de encendido.

Gastará en su iluminación, incluido el montaje, mantenimiento y consumo eléctrico, 2,5 millones de euros, un 15% menos que en las fiestas pasadas, en las que el coste ya se redujo un 33% respecto al año anterior, en total permanecerán encendidas 230 horas, las mismas que en 2010.

Quince horas menos estarán prendidas las 636.144 bombillas de bajo consumo y tipo LED de Badajoz, cuyo ayuntamiento las mantendrá durante 43 días, uno más que el año pasado, aunque consumirán un 12 por ciento menos de electricidad, lo que significará economizar unos 3.000 euros.

El consistorio pacense no se ha planteado reducir esta duración al entender que no es un gasto superfluo porque supone un aliciente para que las personas visiten las zonas comerciales de la ciudad.

De hecho, existen acuerdos con asociaciones de empresarios de Badajoz, que costean la instalación de la iluminación en sus zonas comerciales y la institución municipal el consumo eléctrico.

En Valencia, donde se usa LED, se gastaron 150.000 euros en 2010 y en 2011 serán 90.000, lo que supone un ahorro del 40%. Se adornan otras calles de la ciudad, al margen de las que engalana el Ayuntamiento pero se hace cargo el comercio directamente y por su cuenta, igual que hacen algunas comisiones de fallas.

El menor gasto no supone siempre una reducción del alumbrado. Lo demuestra el Ayuntamiento de Santander, que disminuirá este año un 18,7% el gasto destinado al montaje de las luces navideñas y ello a pesar de que se volverá a colocar el mismo número de luces y adornos que en 2010, la inversión se elevará a 100.000 euros, frente a los 123.000 de 2010.

También recortará la factura eléctrica -un 15,6%-, ya que este año disminuye los días de encendido (cuatro menos).

En Oviedo, los puntos de luz LED lucirán durante 125 horas. El montaje y mantenimiento del alumbrado navideño le supondrá al ayuntamiento ovetense más de 280.000 euros y el gasto energético rondará los 87.000 euros (un 20% menos).

En Pamplona, cuyo consistorio no dispone aún de la cifra de gasto en alumbrado, que comparte con los comerciantes, las luces de Navidad estarán encendidas durante 42 días, uno más que en 2010.

Desde el ayuntamiento, se apunta a que se va sustituyendo la decoración lumínica por otros elementos, de forma que, junto con las bombillas, las calles de Pamplona contarán este año con 352 cestas con adornos colgadas de 176 farolas, junto con arcos luminosos y otros, además, entre los comercios del Casco Antiguo y otras zonas se han distribuido 420 figuras decorativas luminosas.

En esta ocasión, los ajustes presupuestarios del Ayuntamiento de Pamplona le han llevado a reducir en un 20% el contrato de iluminación, y, para que afecte lo menos posible a las zonas comerciales, ya no se iluminarán otras tan emblemáticas la plaza del Castillo o la fachada del teatro Gayarre.

Por otro lado, Logroño gastará 115.000 euros en la iluminación institucional y 60.000 en subvenciones a asociaciones de comerciantes; el Ayuntamiento colabora con el 70% del coste y el otro 30% corre a cargo de los establecimientos.

Ahorros al máximo

Una de las ciudades que prevé un ahorro más elevado, alrededor del 77%, es Las Palmas de Gran Canaria, gracias al uso de luces de bajo consumo, cuyo encendido tendrá lugar el 2 de diciembre.

Cortinas instaladas en palmeras, cordones de árboles, hilos y cortinas luminosos y árboles navideños son los tipos de elementos decorativos que se incluirán en la Avenida Marítima de la capital isleña, el Parque San Telmo u otras zonas de esparcimiento emblemáticas de la ciudad.

En Sevilla, se instalarán más de dos millones de lámparas LED, el ayuntamiento contrata los proyectos de iluminación navideña- con un presupuesto superior a los 280.000 euros- pero al margen de ello, los comerciantes asumen por su cuenta el alumbrado de calles.

Por último, el Ayuntamiento de Zaragoza invertirá este año en la iluminación navideña 73.078 euros, un 35,45 por ciento menos que el año pasado, y consistirán fundamentalmente en las lámparas sobre los árboles, los arcos entre las fachadas de los edificios y las luces en soportes eléctricos.

El consumo diario se sitúa en 224,89 kilovatios/día y representa un gasto de 0,104 euros por habitante. En 2011, instalarán 2.448 lámparas en el arbolado, que supone un 34% menos de las que se colocaron en la pasada Navidad.

Fuente: La Información