¿Puede la energía eólica alterar el clima global?

¿Puede la energía eólica alterar el clima global?Es un hecho que la energía eólica puede jugar un papel importante en el suministro de energía primaria en un futuro próximo, cuando las emisiones de CO2 y los recursos de combustibles fósiles mundiales se deban disminuir urgentemente. La importancia del  aprovechamiento de este recurso energético lo indica el crecimiento de la capacidad eólica instalada a nivel mundial, 37 GW/año, siendo la energía renovable de mayor crecimiento.

Los aerogeneradores convierten la energía cinética del viento en energía eléctrica que vuelve a la atmosfera en forma de calor para regenerar parte de esta energía. Aunque se han realizado estudios acerca del impacto ecológico, estético y climático de los aerogeneradores, los estudios acerca del impacto climático a nivel global han sido escasos.  Aunque la generación y disipación de la energía cinética es un componente minoritario de los flujos energéticos contenidos en la atmosfera (≈0.3%), los vientos regulan las principales flujos energéticos contenidos en la misma mediante el transporte de calor y humedad. Por esta razón, la alteración de los flujos energéticos debido al uso de aerogeneradores podría tener efectos climáticos de cierta importancia.

En el año 2004 investigadores de la Universidad de Standford publicaron un estudio [1]  en el que concluyeron, a partir de modelos atmosféricos teóricos, que el uso a gran escala de aerogeneradores podría alterar el clima a nivel local y global debido a la extracción de energía cinética y a la modificación de la fluidodinámica de la atmosfera.

Sin embargo, un estudio publicado recientemente en Nature Climate Change [2] basado en nuevos modelos avanzados  de simulación atmosférica contradice estas conclusiones. En el articulo de Nature Climate Change se estiman los efectos climáticos globales (calentamiento superficial, medio y precipitaciones) en función del grado de aprovechamiento eólico. Los autores del estudio estiman que los aerogeneradores situados en la superficie terrestre podrían aprovechar un máximo de 400 TW desde el punto de vista de la geofísica atmosférica. Con este nivel de aprovechamiento se observarían consecuencias climáticas acusadas (aumento temperatura atmosférica superficial, descenso temperatura global en el orden de 1ºC y cambios del 10% en las precipitaciones).

Sin embargo, una extracción de energía eólica uniformemente distribuida con niveles de producción en el entorno de los del consumo mundial global actual (≈ 18TW) no tendría efectos significativos en el clima. Bajo estas condiciones de producción, la temperatura superficial atmosférica descendería 0.1 ºC y las precipitaciones lo harían en una cantidad aproximada del 1%.

De acuerdo a estas cifras y para hacernos una idea del potencial de aprovechamiento de la energía eólica sin tener efectos significativos en el clima, decir que la capacidad mundial actual instalada es de alrededor de 200.000 MW, un 1% de los 18 TW para los que el estudio no pronostica efectos climáticos de importancia.

Por lo tanto, la modificación en la geofísica de la atmosfera no será impedimento para el crecimiento de la energía eólica (al menos hasta el orden de las decenas de TW), hecho que dependerá de otros factores como el económico, la disponibilidad de terreno, ecología, o el impacto visual.

Referencias

[1] The influence of large-scale wind power on global climate, David W. Keith et al, PNAS, 2004 101(46) 16115

 [2] “Geophysical limits to global wind power”, K. Marvel et al, Nature Climate Change, 2012, DO: 10.1038

Fuente: MadrI+D

Una flota de aviones, la última línea de defensa contra el cambio climático

penacho volcanico desde el espacio - efimarketMientras los políticos firman cada año acuerdos para reducir las emisiones que están detrás del cambio climático para incumplirlos después, los científicos están buscando vías para reducir su impacto. Desde colocar enormes espejos en el espacio para rebotar la radiación solar a convertir los océanos en sumideros de carbono, la geoingenería propone alterar el clima a escala planetaria.

Aunque los ecologistas temen que sea peor el remedio que la enfermedad, la dispersión de partículas reflectantes en la troposfera gana enteros como la mejor arma contra el calentamiento. Un estudio ha analizado seis posibles mecanismos para esparcirlas allí arriba, encontrando que una flota de aviones diseñados para esa misión sería la última línea de defensa para evitar el desastre.

Investigadores de las universidades de Harvard y Carnegie Mellon, junto a la empresa Aurora Flight Sciences, todas estadounidensse, han elaborado un informe sobre varios sistemas de gestión de la radiación solar que llega a la superficie de la Tierra. Han puesto el foco en la viabilidad técnica y el análisis de costes económicos de llevar toneladas de aerosoles hasta la troposfera, unos 20 kilómetros por encima de nuestras cabezas. No entran a valorar su eficacia ni sus riesgos, que dejan a los políticos.

La gestión de la radiación solar es una de las mayores apuestas de los geoingeniero para mitigar los efectos del calentamiento. Copiando un fenómeno natural como es el de la reducción de la temperatura provocada por las nubes de las erupciones volcánicas, los científicos han ensayado en laboratorio varios sistemas para recrear esta pantalla protectora.

Pero este nuevo estudio huye de polémicas. Sus autores, que lo acaban de publicar en Environmental Research Letters, se han limitado a analizar la viabilidad de seis tecnologías desde el punto de vista de la ingeniería y su coste económico. Analizaron desde la formación de una flota de aviones hasta el uso de cañones, pasando por varios dirigibles como medios para dispersar las partículas.

“El sistema más factible en este momento parece ser la fabricación de aviones de nuevo diseño”, explica Jay Apt, director del Centro para la Industria Eléctrica de la Carnegie Mellon y coautor del estudio. Por su elevado coste, desaconsejan el uso de cohetes o cañones. Los primeros, desplegarían sus alas una vez llegados a su destino y, dispersadas las partículas, replegarían sus alas y caerían al suelo. En cuanto a los cañones, comprobaron la dificultad de usar unos nuevos de 16 pulgadas que está creando la Marina de EE.UU.

DIRIGIBLES, COHETES Y CAÑONES

La opción más barata teóricamente es la de usar dirigibles como dispersores. La nueva generación HLA poco tiene que ver con los zeppelin pero aún así, su maniobrabilidad a tan alta altura es un reto que la ingeniería actual no puede garantizar. Por eso, los investigadores apuestan por los aviones. Analizaron cinco tipos de aeronaves que hay en el mercado, desde un Boeing 747 hasta el bombardero supersónico Rockwell B-1B. Pero si los primeros no están diseñados para volar a 20.000 metros de altura, los segundos tendrían un coste de operación muy elevado.

El estudio sugiere diseñar un nuevo avión específicamente preparado como un dispersor desde cero que podría superar el principal obstáculo que tiene el resto de opciones: la altura. Se podría desplegar una flota de varias decenas de aeronaves a entre 18 y 25 kilómetros y en una franja que va desde los 30º norte y los 30º sur, en la zona intertrópicos, donde se concentra la mayor parte de la civilización. Esta flota sería capaz de reducir el flujo solar en un vatio por metro cuadrado dispersando en la troposfera un millón de toneladas de aerosoles (partículas de dióxido de azufre) al año.

El coste de llevar unos 20 kilómetros arriba esa cantidad de partículas y dispersarla iría desde los 800 millones de euros hasta los 1.500 millones cada año, dependiendo de la tecnología usada. Para los autores, esta cifra es más que asumible. Los daños derivados del cambio climático o el dinero dedicado a reducir las emisiones de carbono podrían suponer entre el 0,2% y el 2,5% del PIB mundial en 2030, según datos del IPCC. En euros, eso serían entre 160.000 millones y 2 billones de euros. Ninguno de los seis sistemas que analizan los investigadores costaría el 1% de esa cantidad.

Aunque el foco del estudio no es la eficacia de la gestión de la radiación solar ni sus posibles efectos secundarios, sí reconocen que es algo a tener en cuenta. Un sistema a escala global como este, podría alterar de forma irreversible el clima cambiando, por ejemplo, el régimen de lluvias de terceros países.

Hay otro riesgo: que los políticos usen estos aviones como tirita. “Debemos tener mucho cuidado y destacar que el bajo coste de la geoingeniería es sólo un aspecto de la gestión de la radiación solar”, advierte Apt. “Hay muchos otros aspectos y esta opción no debería servir a los países para dejar de controlar sus emisiones sino como último recurso en el caso de que los daños climáticos sean inminentes”, añade.

Fuente: MadrI+D

La Asociación Americana de Meteorología también confirma la existencia del calentamiento global por causas humanas

cambio climatico - efimarketSi hablamos de cambio climático, ciertos grupos en los Estados Unidos (y en otros lugares del mundo) son todavía reticentes a la idea, a pesar de las evidencias del ejército de EE.UU., la Comisión Forestal de EE.UU., la NASA y una gran variedad de estudios científicos independientes.

Ahora, después de años sin pronunciarse claramente a favor o en contra de la teoría, la American Meteorological Society ha publicado su posición oficial sobre el cambio climático, y creen que la Tierra se está calentando en realidad debido a la actividad humana.

En un comunicado oficial, la American Meteorological Society, dice: “Hay pruebas inequívocas de que la atmósfera inferior de la Tierra, el océano y la superficie de la tierra se están calentando. El nivel del mar está subiendo, y los glaciares y el hielo ártico se están derritiendo”.

“La causa dominante del calentamiento desde la década de 1950 es la actividad humana. Este hallazgo científico se basa en una amplia y convincente de la investigación. El calentamiento observado será irreversible durante muchos años en el futuro, e incluso se producirán mayores incrementos de temperatura en la atmósfera si los gases de efecto invernadero continúan acumulándose”.

El grupo añadió que aunque existía la posibilidad de que este calentamiento respondiera a ciclos naturales de la Tierra, la evidencia apunta claramente a la actividad humana como la causa del cambio de clima que la Tierra está experimentando actualmente.

Entre las pruebas citadas incluye el hecho de que todos los años más cálidos en los registros de temperatura global hasta 2011 han tenido lugar en 1997, 2005 y 2010, siendo estos dos últimos los más cálidos en más de un siglo de registros globales.

“Queda claro, a partir de una amplia evidencia científica de que disponemos, de que la causa principal del rápido cambio en el clima de los últimos cincuenta años es la actividad humana, y está inducido por el aumento en la cantidad de gases de efecto invernadero en la atmósfera, como el dióxido de carbono (CO2), los clorofluorocarbonos, metano y óxido nitroso”, declaró el portavoz de la asociación. “El más importante de ellos en el largo plazo es el CO2, cuya concentración en la atmósfera está aumentando, principalmente como resultado de la combustión de combustibles fósiles y la deforestación”.

La sociedad también advirtió que sus simulaciones han pronosticado un aumento de la proporción de huracanes de categorías más fuertes (4 y 5 en la escala Saffir-Simpson). Asimismo, aunque el número total de tormentas no va a cambiar y las olas de calor y frío continuarán, habrá períodos cálidos proporcionalmente más extremas. La sequía y las altas temperaturas también ejercerán presión sobre los sistemas de cultivo del mundo.

Si no se toma en serio la necesidad de cambiar nuestros principales sistemas de producción energética a sistemas basados en energías renovables, las consecuencias del desastre que se avecina serán cada vez más y más graves, hipotecando el futuro de los habitantes de la Tierra, de nuestros hijos y descendientes. DesdeEfimarket no nos cansaremos de repetirlo una y otra vez hasta que los gobernantes no se pongan manos a la obra.

Vía Inhabitat

Las concentraciones de los gases de efecto invernadero crecen imparables

gases efecto invernadero - efimarketLos datos obtenidos en el Observatorio Atmosférico de Izaña, de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), indican que con respecto a 2010 el pasado año han aumentado en el 0,6 por ciento las concentraciones de dióxido de carbono (CO2), en el 0,55 las de metano (CH4), en el 0,32 las del óxido nitroso (N2O) y en el 3,9 las de hexafluoruro de azufre (SF6). Las medidas de dióxido de carbono y metano se realizan en el Observatorio de Izaña desde 1984, mientras que las de óxido nitroso y hexafluoruro de azufre se iniciaron en 2007.

Los datos se observan en la web www.aemet.izana.org, y los investigadores recuerdan que el efecto invernadero es natural y no es dañino en sí, sino que permite el desarrollo de la vida en la Tierra, ya que gracias a él se disfruta de temperaturas templadas, que hacen posible el desarrollo de los seres vivos. Lo que sí es nocivo es el incremento rápido en la concentración de estos gases de efecto invernadero como consecuencia de las actividades humanas.

En la actualidad lo que ocurre es que el aumento tan grande de las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera desde la revolución industrial está aumentando el efecto invernadero, lo que provoca un cambio climático acelerado.

Los culpables

El hexafluoruro de azufre atmosférico es un gas poco importante de momento en el efecto invernadero porque su aportación al calentamiento global es unas 500 veces menos importante que la del dióxido de carbono, debido a que su concentración es muy baja (en torno a entre 5 y 10 partes por trillón). Pero su capacidad para absorber radiación infrarroja es muy superior a la del CO2 (unas 37.000 veces) y su tasa de crecimiento es elevada, en torno al 4,1 por ciento anual, por lo que es necesario vigilar su evolución y emprender acciones para reducir sus emisiones. Este gas se produce de manera industrial para usarlo como aislante en equipos de electricos y tiene una larga vida en la atmósfera, en torno a los 3.200 años.

Respecto al óxido nitroso, N2O, que es el cuarto gas en importancia por su influencia en el aumento del efecto invernadero, su presencia en la atmósfera ha aumentado a un ritmo del 0,2 por ciento desde 2007. La presencia del óxido nitroso era antes de la revolución industrial de 270 moléculas por cada mil millones de moléculas de aire, mientras que en la actualidad la cifra es de 325. El óxido nitroso lo emiten a la atmósfera tanto fuentes naturales (en menor cantidad) como fuentes antropogénicas (quema de biomasa,uso de fertilizantes y varios procesos industriales).

En cuanto al metano, que es el segundo gas en importancia de incremento de efecto invernadero atmosférico, tras el dióxido de carbono, su presencia en la actualidad es la más elevada de los últimos 650.000 años. La tasa de crecimiento de este gas, CH4, fue elevada entre 1985 y 1991, mientras que entre 1999 y 2006 bajó a prácticamente cero, para volver a registrarse un incremento notable desde el último año citado, para superar las tres moléculas por cada mil millones de moléculas de aire seco desde entonces.

La fracción de metano en la atmósfera era de 715 moléculas por cada mil millones de aire seco antes de la revolución industrial y en la actualidad es superior a las 1.800. La contribución del metano al aumento del efecto invernadero es una tercera parte de la que provoca el dióxido de carbono, y se destruye en la atmósfera mediante reacciones químicas haciendo que cada molécula tenga una vida media en la atmósfera de ocho años.

En cuanto al dióxido de carbono, el gas de efecto invernadero más importante, su aumento es cada vez más acelerado, con un incremento anual de unas dos moléculas por un millón de moléculas de aire, y su vida media en la atmósfera de superior a los 50 años.

Fuente: EFEVerde

Los españoles consumimos un 15% más de energía que la media europea

Bombilla en el aguaEl hecho de que consumamos más energía que el resto de Europa con unas condiciones climáticas más favorables y un número mayor de horas de luz, no es más que un indicador de que la cultura española es una cultura derrochadora. Desde Efimarket te proponemos consejos y asesoramiento energético en nuestra página web y ponemos a tu disposición los mejores productos para el ahorro y la eficiencia energética.

El dato, lo pone de manifiesto la responsable de formación del Instituto de Tecnologías Energéticas de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), Carmen Pretel, que ha explicado que España tiene el mismo consumo eléctrico que el Reino Unido, pese a tener más horas de luz y una menor renta per cápita, y un consumo mayor que Italia con unas condiciones climatológicas similares, lo que deja claro el derroche que se hace de las energías.

Para esta experta, pese a los cambios logrados con el Plan de Ahorro y Eficiencia Energética puesto en marcha a partir de 2006, que ha supuesto un ahorro equivalente a 500 millones de barriles de petróleo, todavía queda mucho camino por recorrer, y la crisis puede ser una oportunidad para revisar el uso que se hace de ellas.

Ha recordado que este ahorro se ha generado con la sustitución por otros más eficientes de 20 millones de electrodomésticos con el , por la instalación de 460.000 semáforos led, el cambio de bombillas incandescentes por las de bajo consumo o la regulación de la temperatura en los edificios públicos, entre otras medidas de eficiencia energética.

También influye la difusión y la promoción de los vehículos eléctricos o híbridos que se espera que en menos de cinco años sean equivalentes en prestaciones a los vehículos actuales, aunque con una autonomía menor, pero que llegará a los 300 kilómetros en el 2015 gracias al diseño de nuevas baterías o baterías modulares capaces de un mayor almacenaje.

Tras remarcar que el modelo energético actual es insostenible pero sigue creciendo, Pretel ha insistido en el papel vital que tiene la eficiencia energética, y en la necesidad de que la población empiece a valorar la energía, una hecho que parece que está cambiando con la crisis económica.

En este sentido, ha puntualizado que es posible ahorrar en el 2020 el equivalente a mil millones de barriles de petróleo potenciando las energías renovables, y que su desarrollo supone, además de la oportunidad de mitigar el cambio climático, reducir la dependencia energética, lograr una mayor seguridad en el aprovisionamiento de energía, y potenciar la innovación.

Fuente: La Razón

Rajoy niega el cambio climático

Mariano RajoyEn Efimarket estamos muy atentos al nuevo panorama político que se nos presenta despues de la victoria del PP en las pasadas elecciones del 22-N, sobre todo en lo que pueda afectar al Medio Ambiente y al mundo de la energía. Sea cual sea el devenir de estos campos te mantendremos informado y seguiremos insistiendo en la necesidad de cambiar nuestros viejos hábitos de consumo y apostaremos por la eficiencia energética y el ahorro en los hogares.

Tal y como anunció en su discurso de investidura el nuevo presidente Mariano Rajoy, el Gobierno considera que la política medioambiental es “mucho más” que una posición en las negociaciones internacionales sobre cambio climático. Apenas unos días después de esa declaración de intenciones, el Ejecutivo hizo saber que durante esta legislatura desaparece la secretaría de Estado de Cambio Climático, que tuvo al frente a Teresa Ribera durante el gobierno de Rodríguez Zapatero.

La desaparición de esta oficina podría enviar una señal contradictoria al sector empresarial, que en cada cumbre del clima reclama una política ambiental clara para planificar sus inversiones. Gigantes industriales y de servicios necesitan conocer los planes sobre cambio climático de los gobiernos para apostar por sectores emergentes, como las energías renovables.

Si un marco normativo definido, han explicado muchas veces, el sector privado no apostará por un nuevo modelo productivo. Hasta ahora, España ha defendido en las cumbres internacionales del clima el aumento del 20% al 30% el recorte de emisiones contaminantes, dentro del grupo de negociación de la Unión Europea.

Sólo Italia y los países del Este han puesto en duda ese objetivo, enviando al resto de socios negociadores una señal de poca unidad dentro del club comunitario. La desaparición de la secretaría de Estado de Cambio Climático por parte del actual Gobierno no augura buenas noticias a las negociaciones climáticas en las que la UE siempre ha sido la más ambiciosa en cuanto al recorte de emisiones y en el empuje hacia un modelo productivo más verde.

Desde el Partido Socialista se advierte de que “todas las acciones contra el cambio climático van a condicionar de formar transversal, cada vez más, las políticas en materia agrícola, industrial, energética, de transportes y edificación, de salud y seguridad”, según ha explicado el secretario de Medio Ambiente y Medio Rural del PSOE, Hugo Morán.

Fuente: La Información

La nuclear y el carbón siguen a la cabeza del mix en nuestro país

Humos contaminantesSegún el Observatorio de la Electricidad de WWF, la energía nuclear se ha situado en el primer puesto del mix eléctrico durante los últimos meses. En segundo lugar se encuentra la generación de electricidad a partir de carbón, que ha aumentado considerablemente respecto a 2010. El gas es la tercera fuente energética, seguido muy de cerca por la energía eólica. Como consecuencia de este incremento de las energías más contaminantes, aumentan las emisiones totales de CO2.

WWF publica los observatorios de la electricidad correspondientes agosto, septiembre, octubre y noviembre de 2011. La organización subraya un incremento durante estos meses de las emisiones totales de CO2 respecto al mismo periodo de 2010. Esto demuestra que se está generando más electricidad a partir de fuentes de energía contaminantes como los combustibles fósiles, principalmente debido al aumento de la producción con carbón. Este incremento se debe a la aprobación del Real Decreto 134/2010, publicado en el BOE el sábado 27 de febrero, que impone a las compañías eléctricas el consumo de carbón autóctono.

Los indicadores ambientales de la producción de electricidad del Sistema Eléctrico Peninsular muestran que la calidad de las emisiones de CO2 se mantiene durante estos meses en la categoría C.
En cambio, en relación a los residuos radiactivos de alta actividad, la mayor producción nuclear durante estos cuatro meses ha provocado que algunos meses se cierren con un empeoramiento en los niveles de generación de residuos radiactivos, como sucedió en agosto (alcanzando la categoría E), septiembre (alcanzando la categoría D), y manteniéndose en la categoría C durante los meses de octubre y noviembre de 2011.

En el análisis de los datos mensuales de electricidad producida a partir de fuentes renovables aportados por Red Eléctrica Española, se puede observar cómo va disminuyendo la generación con renovables desde enero (9.880 GWh) hasta los meses de agosto, en los que dicha cifra descendió a 5.605 GWh, en septiembre fue de 4.920, en octubre sumaron un total de 5.651 GWh y, en noviembre, 6.780 GWh

Según Raquel García Monzón, Técnico de Energía de WWF España: “Desde nuestra organización pedimos un cambio del actual modelo energético hacia otro más sostenible y limpio. Para lograr esta transición, es necesario un mayor apoyo de las energías renovables, el ahorro y la eficiencia energética, que son las mejores herramientas para luchar contra el cambio climático”. Y añade: “Gracias a las energías renovables se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero y disminuye la alta dependencia energética de nuestro país del 80% (una de las mayores de Europa). Además, se mejorará la balanza de pagos al descender las importaciones de petróleo y gas”. Y concluye: “Este cambio de modelo energético permitirá disminuir la contaminación atmosférica provocada por las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de los combustibles fósiles”.

La siguiente gráfica compara las emisiones totales de los meses de agosto a noviembre de 2011 con las del mismo mes del año pasado, comprobándose que son superiores a las registradas en 2010.

Gráfica emisiones CO2Fuente: Energía Solar y Desarrollo Sostenible

2011 ha sido el año más caluroso de la historia en España

Mundo2011 ha sido el año más caluroso de la historia en España, desde que se toman mediciones claro, pero que haya sido un año ‘extremadamente cálido’ (según lo ha definido la Agencia Estatal de Meteorología) es algo que solo debería sorprender a los escépticos del global warming y el cambio climático. A los que, por otra parte, están del lado de la comunidad científica y no se atreven a negar la evidencia no les habrá pillado tan de sopetón, aunque hayan pasado un otoño digno de latitudes más tropicales.

El caso es que el anuncio llega una semana después del fracaso de la Cumbre del Clima de de Durban a la hora de frenar las emisiones de CO2 mundiales. La temperatura media del año hasta la fecha en España ha sido de 16,7 grados, 1,49 grados más que la media del periodo de referencia, 1971-2000. Es el año más cálido desde 1951, cuando arrancó el registro histórico.

2011 ha sido especialmente caluroso en el sur de Castilla-La Mancha y en algunas regiones de Euskadi y Catalunya, con dos grados sobre los valores normales. El año más cálido hasta la fecha en España había sido 2006, con 16,67 grados.

Qin Dahe, uno de los científicos jefes del IPCC (Panel Internacional para el Cambio Climático), declaró hace un mes que “hay un alto grado de seguridad de que las temperaturas diarias máximas y mínimas han aumentado en el mundo debido al incremento de gases de efecto invernadero”. En 2011, esta observación se cumplió en España. Tanto abril como mayo fueron extremadamente cálidos en todo el país, con unas temperaturas 3,9 y 2,9 grados por encima de los valores históricos, según la Aemet. El de 2011 fue el abril más cálido desde que hay registros. En Murcia, el 9 de abril se alcanzó una temperatura récord de 37,4 grados. Mayo fue el tercer mes de mayo más caluroso, tras los de 1961 y 2006.

Las temperaturas más altas del año, no obstante, se registraron el 19 de agosto en Morón de la Frontera, con 42,5 grados, y en Sevilla y Talavera la Real (Badajoz), con 42 grados. También en consonancia con lo vaticinado por los científicos, 2011 está siendo “algo más seco de lo normal”, según el avance climático de la Aemet. La escasez de lluvias ha sido especialmente acusada en el extremo norte de la Península Ibérica. La precipitación media en España hasta el 14 de diciembre alcanza los 555 milímetros, un 7% por debajo de lo normal.

“Los costes económicos y las consecuencias medioambientales de la inacción política ante el cambio climático son significativos”, advirtió el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, Ángel Gurría, tras alertar de que las emisiones actuales aumentarán la temperatura media entre 3 y 6 grados hacia final de siglo.

En Efimarket, abogamos por una reducción de las emisiones y un uso eficiente de la energía para garantizar la sostenibilidad de las generaciones venideras y te animamos a que pongas freno al despilfarro energético con una interesante selección de los mejores productos eficientes del mercado.

Fuente: Madri+d

Canadá se desmarca de Kyoto

Bola mundoEn los últimos días hemos estado hablando en Efimarket acerca de los intereses puestos en juego en la Cumbre de Durban. Siempre que tiene lugar un encuentro de esta alcurnia, las esperanzas depositadas son muchas y los protagonistas se suelen llenar la boca con buenos propósitos de cambio y de mejora.

Sin embargo, una gran cantidad de foros científicos, medioambientales y de derechos humanos habían expresado su excepticismo ante la señalada cumbre, y por desgracia, sus presagios se han visto confirmados por el triste hecho de que de nuevo la fuerza de los intereses del desarrollismo económico descontrolado se ha impuesto a la necesidad de un acuerdo internacional dictado por la ciencia y la justicia, que limitase los efectos devastadores de la especulación financiera, las consecuencias de la imposición de políticas ultraliberales y la explotación desaforada de los recursos naturales.

Como antes en Kioto, Bali y Copenhague, EEUU y China, los dos principales contaminadores del planeta, han vuelto a imponer un bilateralismo contaminador. Y esto no puede ser, o jugamos todos o se rompe la baraja.

Hay alternativas sociales y políticas al modelo económico dominante desde el fortalecimiento de los valores de la democracia y los derechos humanos frente a la codicia del máximo beneficio. Hay herramientas, tecnología y dinero para frenar el cambio climático, la crisis energética y alimentaria y otras plagas que asuelan a millones de seres humanos. Pero los poderosos lobbys capitalistas han sido de nuevo más fuertes.

Son los tristes resultados de una cumbre, de la que salimos sin una vinculación jurídica que obligue a los paises a cumplir con el protocolo de Kyoto. Una cumbre en la cual se dan interminables plazos para que los paises se lo piensen cuando realmente el tiempo de reacción se agota.

Canadá, el primero que da la espalda a Kyoto

Sin ir más lejos, Canadá ha sido el primero en anunciar que se retirará (a posteriori, ya que China y E.E.U.U ni siquiera forman parte del tratado) del Protocolo de Kioto contra el cambio climático, según ha confirmado el ministro de Medio Ambiente del país norteamericano, Peter Kent, quien ha admitido que, en época de crisis económica, no pueden permitirse pagar las multas que conlleva el incumplimiento en el recorte de las emisiones, de unos 14 millones de dólares canadienses (10,3 millones de euros).

Canadá invocara al derecho legal para retirarse de Kioto

“Como hemos dicho, Kioto está en el pasado para Canadá”, ha dicho Kent tras volver a su país desde la ciudad sudafricana de Durban, donde precisamente se acordó una prórroga de este protocolo. “Vamos a invocar nuestro derecho legal para retirarnos de Kioto”, ha declarado, aunque sin confirmar fechas.

El Gobierno canadiense, que teme fuertes multas en caso de seguir como parte firmante, mantiene que hace falta un tratado global para recortar la emisión de gases contaminantes a la atmósfera pero insiste en que tiene que cubrir a todos los países.

El Protocolo de Kioto, firmado por el “incompetente Gobierno liberal”, como ha calificado Kent a la anterior administración, obliga a este país a reducir para 2012 en un 6 por ciento sus emisiones de dióxido de carbono, tomando como referencia los datos de 1990. Sin embargo, en 2009, las emisiones habían crecido un 17 por ciento sobre los datos de hace dos décadas.

Fuente: Noticias de Navarra

El chiste de Durban

Cumbre DurbánPor fín. Durban llegó donde tenía que llegar, aunque solo hayan quedado satisfechos los paises más contaminantes. Lo que ha quedado claro es que poner freno al cambio climático no era lo más importante que se debatía estos días. Resulta que mantener las viejas posiciones de poder (caso de la UE y los E.E.U.U.) o intentar alcanzarlas (caso de Brasil, China y demás economías emergentes) es lo que más preocupaba estos días a los dirigentes que se han dado cita en la ciudad sudafricana. Al final, en todos estos días de reuniones, de tiras y aflojas, el resultado ha sido una hoja de ruta difusa y poco concreta, que desde luego solo sirve para salvar la cara de los paises más fuertes y que en ningún caso deja satisfechos a los que realmente apuestan por poner una solución dentro de este embrollo de dimensiones cada vez más mastodónticas que es el cambio climático.

Desde Efimarket, levantamos la voz para protestar en contra de los paises que quieren alcanzar el poder y el desarrollo (pseudodesarrollo más bien) basado en el uso indiscriminado de combustibles fósiles y que luego acuden a este tipo de cumbres a intentar salvar su reputación apoyandose los unos en los otros y sometiendo a su tiranía a los paises más pobres.

Las reacciones ante los resultados no se han hecho esperar y a nosotros nos ha parecido acertadísimo el análisis en forma de ‘chiste’ que Juan Carlos Atienza nos cuenta en su magnífico blog de  el diario Público:

Érase un ecologista, un europeo, un chino, un indio y un americano en la cumbre del clima para salvar al planeta.

El ecologista toma la palabra en nombre de todos los seres vivos del planeta y anuncia, posando su mano sobre 5.000 kg de estudios científicos, que si no reducimos inmediatamente, y de forma muy significativa, nuestras emisiones, a este planeta no lo va a reconocer ni la madre que lo parió. Además aclara, que como este es un problema que debe gestionarse en cada uno de los países hace falta un acuerdo legal, justo y vinculante, que garantice que todos los países cumplan, y que no suponga condenar a los países pobres a seguir siendo pobres.

El europeo, haciéndose claramente el indignado, alude a la responsabilidad de todos para arreglar este desaguisado y a la falta de voluntad de americanos, chinos e indios para solucionarlo, sin admitir que los que lo iniciaron y azuzaron fueron los propios europeos. Al europeo le gusta el papel de conciencia del mundo, pero tras su discurso lleno de reproches hacia los demás, esconde que lo que está dispuesto a hacer no es suficiente para solucionar el problema, y que está cómodo pensando que algunas cosas de las que pide, y no le gustaría hacer, no saldrán por bloqueo de otros.

El chino comienza diciendo que el problema no lo crearon ellos y que tienen el mismo derecho a ser tan desarrollados como los europeos o los americanos. Al ecologista ni siquiera le han escuchado ya que su sistema de traducción tiene un sofisticado software que elimina los mensajes subversivos y los envía a la carpeta de Spam. Además, los chinos no necesitan nada que les vincule, ya que ellos, harán más que nadie por el clima, de hecho ya lo hacen, pero no les gusta mucho hablar de lo que hacen dentro de su país.

El indio recuerda al ecologista y al europeo que un indio emite 20 veces menos que un europeo, y 30 veces menos que un americano, por lo que no se siente responsable del cambio climático. Lo que no tiene en cuenta es la población que tiene India o China y que el planeta no se puede permitir que tanta población emita siquiera un cuarto que los americanos. Como mucho, ellos están dispuestos “a firmar un acuerdo que no sea vinculante pero que tenga la posibilidad de vincular, si todos se ponen de acuerdo, a algún tipo de medida en la que nadie esté a disgusto y que no les equipare en obligaciones con Estados Unidos”. En este punto los traductores se han hecho un lío y le dicen al ecologista: “estáis jodidos”, al europeo: “va ser que no les interesa vuestra propuesta” y al chino: “creo que el indio es de vuestra cuerda, aunque no estoy del todo seguro”.

El americano, con aire salvador, dice que el cambio climático es un grave problema que tiene a su país dividido: sus científicos dicen que es culpa del hombre, y el Tea Party que es un castigo divino del que el hombre no tiene la culpa, y poco puede hacer por evitarlo. En cualquier caso, América es una gran nación que tiene una máxima: “Yes, we can”. Pero aunque ellos saben que pueden, lo que no tienen muy claro es si les conviene en este momento meterle mano. Vamos que se lo piensan de aquí al 2020 y luego ya les contarán a los demás lo que han decidido.

Al final, deciden dejar de lado a ecologistas y científicos, que tan poco comprenden a los gobernantes, y aprobar algo que permita al europeo, al chino, al indio y al americano quedar bien en sus países. Para ello lo importante es que el texto sea lo suficientemente ambiguo para que les sirva a todos. Bueno, a todos no, al planeta no le viene bien, pero eso no es lo importante, el día que lo necesitemos buscaremos otro planeta para vivir. Sí, yes we can.

Ahora se preguntará el lector dónde está la gracia del chiste. Lo cierto es que no la tiene, pero en mi descargo, ya avisé en el título que el chiste era malo.

Fuente: Blog Pluma y Conservación.