José Manuel Soria, genio y figura

jose manuel soria, genio y figura - efimarket

Quiero dedicar este post a repasar la figura de una de las personas que más daño está haciendo a las renovables en España. Por si eso fuera poco, resulta que es un personaje peculiar, por su recorrido personal y político. Es un personaje polémico, y algunas de sus perlas las hemos dado a conocer ya en el Blog de Efimarket, sobre todo las relacionadas con la energía. Del resto de sus “hazañas”, al menos de las más sonoras, damos cuenta en este artículo.

El meridiano que pasa por Canarias

Esta es su última gran actuación, una grande y novedosa actuación que pasará a los anales de la historia. El ministro de Industria, José Manuel Soria, pidió esta semana pasada al presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, que no dijera “disparates” y le recordó que el meridiano de Greenwich pasa por España y, sorprendentemente, también por las islas afortunadas (WTF!!! menos mal que es oriundo de aquellos lares!) . Continuar leyendo “José Manuel Soria, genio y figura”

El Ministro Soria dice que la energía fotovoltaica y eólica han alcanzado el precio de Pool

Hace unos días nuestro querido Ministro de Industria, Turismo y Comercio, José Manuel Soria, hizo una declaraciones un tanto sospechosas de faltar a la verdad en cuanto al mercado eléctrico y a la introducción de las energías renovables en él se refiere.

Primero justifico la moratoria a las renovables y su retroactividad de la siguiente manera: “que el coste de las energías renovables tanto eólica, como fotovoltaica y termosolar ha ido disminuyendo paulatinamente y afortunadamente a lo largo de estos diez años. Por tanto el nivel de primas que tenia hace diez años ya no se justifica e incluso en algunas tecnologias como la eólica y la fotovoltaica ya se pueden producir a precio de mercado

Haciéndonos eco de la web amiga Suelo Solar, hay que advertir que a pesar de que en las Islas Canarias se haya conseguido la paridad de red (Grid Parity, en su expresión en inglés) debido a las características de su red y por su situación aislada del resto de la Península, en el resto de España no sucede igual y aún es necesario ayudar a las tecnologías de generación eléctrica que aporten beneficios medioambientales al conjunto de la sociedad. Por tanto, advertimos que el Ministro mintió en sus declaraciones ya que multitud de expertos coinciden en que la paridad no se ha conseguido, aunque cierto es que se conseguirá en un corto periodo de 2-3 años.

Siguió justificando el porqué de esta medida así: “el volumen de proyectos inscritos que tienen derecho a prima asignada – porque se han concedido durante los años 2005 a 2011-, si se ejecutaran todos entre el 2012 a 2020 comportaría un nivel de prima mayor a 70.000 millones de euros. El sistema no se puede permitir este elevado nivel de costes en los próximos diez años porque ó iría a los balances de las empresas eléctricas…cosa que no puede ocurrir, ó iría al déficit público porque lo financiaría el Estado cosa que tampoco puede ocurrir, ó tendría que ir a la factura de la eléctricidad con los consiguientes incrementos… por lo tanto hay que poner orden en todo esto.

Un primer paso ha sido el Real Decreto Ley 1/2012 en virtud del cual a partir de la fecha de su promulgación ya no se asignan más primas a futuro. Ello no quiere decir que no siga habienda una apuesta a futuro muy clara por las renovables. Hay que ver que cantidad de energias renovables podemos pagar.

Con esta decisión, José Manuel Soria, ha paralizado toda una industria cualificada y puntera a nivel mundial, capaz de desarrollar productos y diseñar instalaciones de altísima calidad las cuales eran encargados por compradores internacionales.

Y es que con el panorama nacional en el que estamos inmersos parece mentira que el propio Gobierno tire piedras sobre su propio tejado destrozando un sector capaz de competir de tú a tú con las mayores potencias mundiales aumentando la competitividad del país; algo que pide a gritos día sí y día también para otros sectores.

Obviamente, muchas grandes empresas expandieron sus negocios a otros países internacionalizando su mercado, como dicen los economistas, por lo que la medida no les ha afectado completamente. Pero éstas son pocas y, por contra, la mayoría de empresas energéticas son PYMEs e ingenierías de ámbito exclusivo nacional a las que se les a obligado a cerrar el negocio aumentando la, ya muy larga, cola del INEM español.

Fuente: Suelo Solar

Hostilidades abiertas entre Gobierno y Eléctricas

Ministro de Industria SoriaLas hostilidades entre el Ministerio de Industria y las eléctricas integradas en Unesa quedaron públicamente de manifiesto el viernes pasado cuando el secretario de Estado de Energía, Fernando Marti, respondió en tono desabrido a su presidente, Eduardo Montes, que la patronal eléctrica no es quién “para dictar la política energética del Gobierno”. Montes había exigido una subida de la factura de la luz del 15% en cumplimiento de las medidas cautelares del Supremo que imponen una refacturación del consumo desde el 1 de octubre por casi 2.900 millones de euros.

La exigencia del alto tribunal trae de cabeza a los abogados del Estado y a los técnicos del ministerio, que no encuentran la manera de evitar una catástrofe tarifaria. La actitud del presidente de Unesa no ha sido bien vista por algunas asociadas, más partidarias de mantener la calma y aflojar la presión contra un Gobierno acosado por la multitud de sectores a los que podría afectar la reforma para solucionar el déficit.

Pese a los comentarios retóricos que unos y otros hacen sobre la actitud dialogante del ministro de Industria, José Manuel Soria, lo cierto es que el político canario se limita “a dar la mano cuando uno entra y cuando sale de su despacho”, señalan gráficamente fuentes del sector. En cuanto al secretario de Estado, ni siquiera les ha permitido traspasar la puerta del suyo.

La ausencia de comunicación, unida al fuerte malestar creado por las cautelares del Supremo y la sentencia que anula la financiación del bono social (que podría obligar al Gobierno a eliminar este incentivo de la tarifa en plena recesión) hacen temer a las eléctricas medidas duras y con calzador para recortar la deuda eléctrica. Y, lo peor de todo, que se las van a encontrar en el BOE.

De hecho, la congelación de las titulizaciones del déficit pendientes por valor de 7.000 millones de euros les suena “a revancha” o a una posible quita, pese a que esta fue descartada recientemente por el propio Soria.

A la vista de lo ocurrido con el bono social, cuya financiación fue admitida por las empresas a cambio de que Industria les restituyese ingresos relativos a los derechos de emisión de CO2, y después fue recurrida por Iberdrola en los tribunales, las eléctricas no deberían sorprenderse del portazo del Gobierno, señalan en el sector.

Aunque se desconoce si la actitud del Gobierno es una respuesta a dicha traición, lo ocurrido demostraría “que hay que acabar para siempre con los pactos de despacho con las eléctricas, pues no se sostienen en Derecho”, indica un experto. El Gobierno les ofrece prebendas a cambio de algún sacrificio y tras aceptarlo, van a los tribunales. Tampoco faltan casos de incumplimiento de promesas por parte del ministerio.

Sea como fuere, para evitar arbitrariedades que perjudican finalmente a todas las partes, y más cuando los lobbies se han multiplicado, resulta conveniente que el Gobierno aborde la supuesta reforma con autonomía. Por el momento, ha perdido la oportunidad de haberla sustentado en el informe de la CNE, que Marti, presionado por REE y Enagás, echó por tierra en otra nota de prensa sin precedentes.

Fuente: Cinco Días

La subida de la luz podría ser de hasta un 17%

Torre eléctricaEl fallo del Tribunal Supremo declarando no válida la congelación de la tarifa del anterior Gobierno ha caído como una losa en el Ministerio de Industria. Según el diario económico Cinco Días, el departamento que dirige José Manuel Soria está haciendo sus cuentas para aplicar el fallo del alto tribunal que, según calculan las empresas, supondrá una subida retroactiva de los peajes de hasta el 35%. Los peajes son la parte regulada de la factura de la luz (la otra parte es el coste de la electricidad) y supone aproximadamente un 50% de la factura final. Por esta razón, la subida para los consumidores domésticos sería de más del 17%, teniendo en cuenta ese cálculo.

El ministerio deberá aprobar, previo informe de la Comisión Nacional de Energía (CNE), una nueva orden ministerial en la que incluya de forma adecuada los costes que establece la ley. Aun con todo, el porcentaje es solo una estimación de las empresas, que han solicitado al Supremo una aclaración respecto a las partidas a incluir en la nueva orden ministerial.

Para mas inri, estas medidas cautelares ni son recurribles ni el Ministerio de Industria puede eludirlas. Según fuentes oficiales, un equipo formado por técnicos de la Secretaría de Estado de Energía y abogados del Estado esta estudiando en detalle el auto del Supremo para analizar su contenido de cara a resolver el asunto.

El auto llega en el peor momento para el ministro Soria, que preparaba una subida moderada para el segundo trimestre del año. Ahora tiene dos opciones: o volver a revisar los peajes en abril (las revisiones trimestrales son voluntarias, pero, de aprobarse, deben recoger todos los costes) o limitarse a la revisión extra de enero que le exige el Supremo. Aun con todo, el precio de la energía de la factura eléctrica del próximo trimestre, que se determinará en la subasta Cesur del día 22, debe llevarse al recibo obligatoriamente a partir de del 1 de abril.

De las partidas que reclamaban las empresas, el Supremo ha admitido dos: el desajuste temporal de las liquidaciones de las actividades reguladas del año 2011 (904 millones) y otro costes relativos a los extradéficits (el legal es el que no se cobra de golpe a los consumidores, sino que se puede titulizar y se cobra de forma aplazada) y que se prevén para este año.

Aunque el Supremo exige que Industria apruebe “de inmediato” la orden ministerial que corrija los desfases que no se corrigieron en enero, se desconoce cuándo lo hará. Además, debe pasar por la ventanilla de la CNE.

En cualquier caso, la noticia pone en alerta a los consumidores y echa sal en la herida que desde 2006 no solo no cicatriza sino que se infecta cada vez más. En los últimos 6 años el precio de la electricidad ha crecido más de un 77%, lo que afecta a las ya de por si maltrechas economías de las familias españolas, que deben apretarse aun más el cinturón para resistir los embates de la crisis.

Desde Efimarket ofrecemos nuestros productos y asesoramiento para que los ciudadanos puedan llegar a reducir su factura de la luz hasta en un 50%. Ponte en contacto con nosotros y te explicaremos cómo conseguir este ansiado objetivo.

El Supremo obliga a Soria a subir el recibo de la luz

Tribunal SupremoMás leña para el fuego del gran problema energético en este país. Por si no fuera suficiente el anuncio de una posible subida del precio de la luz en abril, ahora resulta que el Tribunal Supremo ha aceptado las medidas cautelares solicitadas por Endesa e Iberdrola en sendos recursos contra de la congelación de la Tarifa de Ultimo Recurso (TUR) de la luz en enero y reconoce la necesidad de que se recojan los costes regulados suficientes para evitar la creación de déficit de tarifa, lo que implica una revisión al alza del recibo eléctrico para 2012.

En uno de los autos, al que ha tenido acceso la agencia de noticias Europa Press, la sala tercera del Supremo se suma a las tesis ya defendidas anteriormente por el tribunal y considera insuficiente el aumento de peajes del 10% en enero, con el que el Gobierno forzó una congelación de la TUR después de que el coste de la energía bajara en parecida proporción.

El Supremo ya había anulado la congelación de la tarifa pactada en junio de 2010 por el entonces ministro Miguel Sebastián y el responsable de Economía del PP, Cristóbal Montoro, así como el mantenimiento de la TUR en octubre del año pasado, cuando los costes energéticos y los peajes obligaban a aplicar incrementos.

En su solicitud de cautelares, Endesa pide que se reconozca un desajuste temporal de 904 millones de las actividades reguladas de 2011, así como 116 millones correspondientes a 2012. El incremento de peajes necesario para satisfacer los costes del sistema, aun contando con el desafase legal de 1.500 millones para 2012, debe equivaler a 1.888 millones, afirma.

Al dar la razón a Endesa, el Supremo ratifica un auto similar de comienzos de mes, en el que también acepta los argumentos de Iberdrola sobre esta misma cuestión.

El diario ‘Cinco Días’, que adelanta la decisión del tribunal, señala que el auto implica la refacturación de cerca de 900 millones de euros. De forma inmediata, el Gobierno debe elaborar una nueva orden de peajes con efectos a partir del 1 de enero para recoger el nuevo escenario.

Esta temible noticia augura una fuerte subida a partir del segundo trimestre, que podría alcanzar los dós dígitos (10,8%), al igual que ocurrió en enero de 2011. Desde Efimarket os recomendamos emprender ya medidas para el ahorro energético, porque desde luego el panorama “pinta mal”. En nuestra tienda podreis adquirir todo tipo de productos para reducir vuestro gasto energético, y además en nuestro Blog os contamos los trucos y medidas más efectivas para lograr reducir vuestra factura de la luz.

Fuente: El Economista

Cada vez más cerca: la inminente reforma energética

Ministro de IndustriaLa apisonadora reformista del Gobierno avanza firme hacia una nueva parada, quizá una de las más candentes: el sector eléctrico. El ministro de Industria, José Manuel Soria, ha lanzado en las últimas semanas varios mensajes que, aunque no permiten conocer cuáles van a ser los pasos concretos, sirven para poner sobre aviso al sector de que el Ejecutivo está dispuesto a adoptar medidas drásticas para atajar el déficit de tarifa, la deuda histórica que las compañías reclaman a los consumidores. Una factura que ya alcanza los 24.000 millones de euros y que no muestra signos de agotamiento. Se calcula que solo durante este año sumará 5.000 millones más.

La moratoria temporal a los nuevos proyectos renovables fue la última y polémica decisión del Ejecutivo en esta materia, pero no la única. Ni mucho menos. Las compañías del sector lo saben y están en ascuas. Unesa, la patronal de las eléctricas (que reúne a Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa, E.ON España y HC Energía) ha trasladado a la Comisión Nacional de la Energía (CNE) sus propuestas, que, en la práctica, suponen poner por escrito su frontal rechazo a algunas de las medidas más polémicas, como la quita del déficit tarifario.

Pese a las presiones por parte de uno y otro bando, el proceso sigue su cauce en la sede de Industria. El secretario de Estado de Energía, Fernando Martí, ha solicitado a la CNE un análisis que debe hacerse público antes del 10 de marzo. Pero finalmente será presentado este miércoles. El planteamiento de la CNE es similar al del Gobierno en relación con la consolidación fiscal ante Bruselas. No se puede arreglar en un solo año. El informe de la CNE solicita subidas graduales de los peajes de acceso, de en torno al 5 o 6% al año. Esta parte del recibo consta de los costes regulados de la factura eléctrica, aquellos que son, ahora, inferiores a sus ingresos correspondientes.

Convencida de que la fórmula de poner nuevos parches sobre la hemorragia del déficit de tarifa volverá a resultar insuficiente, la CNE estudia algunas decisiones menos ortodoxas, como las tasas a las centrales nucleares e hidráulicas. Las eléctricas lo consideran injusto, pero parece inevitable. La CNE no se plantea, en cualquier caso, ni quitas ni derramas de la deuda. Unesa ha avisado de que, en tal improbable caso, acudirían a Bruselas con todos los medios legales.

Las compañías de Unesa, por su parte, no se salen del guion: continúan reclamando una fuerte subida de la luz para equiparar, dicen, los costes con los ingresos. Incluso, señalan que, con el actual sistema, la actividad no es rentable para sus compañías en España, ya que el sistema energético no contempla el precio real de la luz.

Con el actual modelo, la cuenta de resultados de las compañías eléctricas está salvada por el negocio internacional, explican desde la patronal presidida por Eduardo Montes. La financiación del déficit se incluye, incluso, en concepto de beneficios. Sin ellos, el retorno de la inversión sería negativo.

Una de las razones de intensificar ahora las demandas está en que el 30 de marzo se vuelve a abrir la revisión trimestral del recibo de la luz. Pero, además, las compañías eléctricas siguen exigiendo una moratoria retroactiva sobre las renovables. En la actualidad, la capacidad instalada es suficiente para cubrir la demanda energética del país. Las eléctricas piden, por tanto, que no entren en funcionamiento los megavatios renovables ya asignados de aquellas tecnologías más caras actualmente. Se consideran injustamente tratadas. Ponen de ejemplo el hecho de que la central eléctrica de Garoña, de Endesa e Iberdrola, ha cerrado con pérdidas durante 2009 y 2010, mientras que otros operadores como Abengoa han presentado beneficios importantes, derivados de su actividad termosolar. Apuntan, por ello, a la rentabilidad de las primas asignadas.

Revolución de los consumidores

Al principio del todo, fue el autoconsumo. Las familias producían aquello que consumían: alimentos, muebles, incluso vestuario. Después, llegó el trueque y, mas tarde, el dinero. Y, ahora, el mercado energético puede volver a los orígenes.

Kit Autoconsumo
Ejemplo de kit solar de autoconsumo, de la tienda de Efimarket
Y es que el Gobierno de Mariano Rajoy planea aprobar una regulación novedosa del autoconsumo, basada en lo que se conoce como balance neto, una fórmula que independiza al consumidor de las grandes empresas eléctricas. Es una verdadera revolución de la forma en que se genera y consume energía en nuestro país. La propuesta, impulsada fundamentalmente por las asociaciones fotovoltaicas, supone que los consumidores generan su propia electricidad, vuelcan la cantidad sobrante a la red eléctrica común, y pueden descontarse, a lo largo de un año, una cantidad equivalente de su consumo eléctrico convencional. Es decir, los consumidores solo pagarían por la energía consumida menos la generada.
Esta fórmula dinamizaría el sector, «que está parado» por la suspensión de las primas a nuevos proyectos, reconoció Jorge Morales, de la junta directiva de la Unión Española Fotovoltaica, UNEF, que agrupa a las cuatro patronales del sector fotovoltaico.
Hasta ahora, los particulares que generan electricidad a partir de energías renovables la conectan a la red eléctrica al precio de la tarifa establecida por las grandes compañías distribuidoras. La regulación inminente romperá con este proceso. Los paneles fotovoltaicos se conectarán a una red interna de la propia vivienda para satisfacer sus necesidades energéticas. En el sistema tradicional, la energía recorre largas distancias por redes de infraestructuras desde donde se genera hasta los centros de consumo doméstico. Con el balance neto, las viviendas se convierten en pequeños productores.
La federación de las fotovoltaicas espera que el Gobierno tome medidas que incentiven esta práctica, para que «los ciudadanos puedan ahorrarse un porcentaje creciente de sus recibos de la luz». UNED pide, para ello, «eximir de peajes, liberar los tamaños de las instalaciones e incentivar fiscalmente las instalaciones de balance individual». Morales de Labra, miembro de la directiva, admitió que la energía volcada a la red tendrá que pagar ciertos peajes, pero con un tratamiento «razonablemente favorable», dado que está muy próxima a los lugares de consumo. El consumo instantáneo, sin embargo, debería estar totalmente «exento», afirmó.
El boceto que maneja el Gobierno solo permite el autoconsumo por usuarios particulares, ya que la norma lo limita a instalaciones de 100 kilovatios. Esto supone que las comunidades de vecinos o polígonos de empresas no podrían contratar esta modalidad. Es lo que se conoce como balance neto compartido. UNEF considera que sería un error frenar la implantación de estas instalaciones y aconseja que se permitan aquellas medianas, cercanas a los centros de consumo, que no superen los 5 megavatios de potencia, y con un promedio en torno a los 3 megavatios.
Según las asociaciones fotovoltaicas, los beneficios serían importantes. UNEF calcula que, con precios actuales, el balance neto ya sería rentable sin ayuda económica. Además, generaría un ahorro de hasta el 3% para este mismo año, con un autoconsumo fotovoltaico del 60% sobre la electricidad total consumida por el grupo que disponga de las instalaciones. Esta alternativa también permitiría ahorrar el coste de la energía eléctrica que se pierde, cada año, en los sistemas de transporte y distribución. Esto supone un 10% de la energía eléctrica total, o 2.000 millones de euros para el sistema.

Crucial para la UE

La adopción de esta normativa es crucial para el sector y el desarrollo de los compromisos de la Unión Europea. Según un informe de Sun Edison, el autoconsumo facilitaría la consecución de los objetivos 20-20-20, un propósito del que se aleja con los actuales planes energéticos. Por ello, anima a los Veintisiete a incorporar el concepto de autoconsumo a «las directivas existentes o crear una nueva» para superar las barreras a las que se enfrenta en las legislaciones nacionales. El balance neto ya es una realidad en otros países como Italia, Alemania o Estados Unidos.
En Efimarket estamos convencidos de que este es el camino, y pone a disposición de todo el mundo sus kits solares de autoconsumo fotovoltaico, de facil instalación, y con los que ya podemos beneficiarnos de la energía autogenerada.
Fuente: ABC

Los miedos de las grandes eléctricas

Torre electricidadExcelente artículo de Carmen Monforte en Cinco Días, que muestra el desconcierto que está creando el Ministro Soria a todos los niveles en el sector energético con sus primeras decisiones. Sin más, os dejamos con el artículo completo.

“Tendré en cuenta su petición, estudiaremos su caso”. Esas son las frases habituales con las que el ministro de Industria y Energía, José Manuel Soria, se despide cada día de la avalancha de interlocutores que han pasado por su despacho en los escasos dos meses que lleva al frente de la cartera. Y, a la vista de la experiencia de unos y de otros, la frase se podría completar con la coletilla: “Pero sin ningún compromiso”.

La actitud receptiva de Soria, que no rechaza ninguna cita, es muy loada en el sector energético, pero no así su empeño en quedar bien con todos (su famosa frase “todas las energías caben” lo demuestra) y al mismo tiempo de eludir cualquier tipo de compromiso.

Las sospechas de que las medidas para solucionar los graves desequilibrios del sistema eléctrico, con un déficit de tarifa a la deriva, no están en manos del titular de Industria acrecientan el temor de empresas que, como las grandes eléctricas de Unesa, ven que todas las piedras se dirigen hacia su tejado. Ya sea en forma de quitas a la deuda que ellas financian, ya de una tasa sobre su actividad.

Nadie cree que la medida más relevante aprobada hasta ahora por el Gobierno en materia eléctrica, el real decreto-ley que suspende el pago de primas a las nuevas instalaciones renovables, haya sido elaborado por Industria. Todos apuntan al jefe de la Oficina Económica de Moncloa, Álvaro Nadal. El contenido de una norma que no resuelve el acuciante problema del déficit y la nocturnidad con que fue aprobada echa por tierra la imagen dialogante que se empeña en transmitir el ministro canario.

Además, hace temer lo peor a las eléctricas, que no saben desde dónde vendrán los tiros, aunque sí que se van a disparar. Quemado el cartucho de un recorte de primas al régimen especial o, al menos, de una moratoria a los 1.200 MW termosolares inscritos en el prerregistro de Industria, el nuevo real decreto-ley limita la posición negociadora del Gobierno, que se ha quedado sin cartas que intercambiar con el resto de los implicados. Podría admitir excepciones a la moratoria (como han pedido Gobiernos autonómicos del PP, como Extremadura, Galicia y Canarias) o para ampliar la suspensión de primas (como han vuelto a reclamar las eléctricas respecto a la termosolar), pero el coste político de una marcha atrás resultaría demasiado elevado.

La decisión de Industria de solicitar un informe a la Comisión Nacional de Energía (CNE) sobre los ajustes necesarios para resolver los problemas del sistema eléctrico, se considera un truco o para ganar tiempo o para atribuir al regulador las medidas que se puedan adoptar.

La CNE, en una decisión que muchos consideran un error, lanzó hace un par de semanas una consulta pública que, más que aclarar las posiciones de los distintos interesados (que son de sobra conocidas), ha servido para revolver el gallinero y fomentar el ruido de los lobbies solares y el de muchos ciudadanos que han aprovechado la consulta para insultar a diestro y siniestro a un sector que no goza precisamente de una buena imagen.

El sondeo a través de la web de la CNE ha perjudicado, una vez más, a las grandes que están en el lado políticamente incorrecto frente a las renovables, que no cejan en su empeño de cobrar primas y seguir instalando capacidad, pese al hundimiento de la demanda y al creciente déficit.

Pero, ¿qué temen las eléctricas? El hecho de que el real decreto sobre la moratoria renovable haya evitado cualquier tipo de retroactividad (incluso la mínima, que acepta el Tribunal Supremo) se interpretó como una actitud del nuevo Gobierno de Mariano Rajoy, abducido por abogados del Estado, de no poner en cuestión la seguridad jurídica. Pero, a la vista de la retroactividad impropia que el Gobierno ha introducido en la reforma laboral, por ejemplo, con la eliminación de las indemnizaciones de los directivos de organismos públicos, nadie confía ya en que se vaya a respetar la seguridad jurídica.

Las eléctricas de Unesa no admiten sacrificio alguno, y menos aún a la vista de la moratoria incruenta aprobada por el Gobierno. Partidarias de a grandes males, grandes remedios, insisten en que se suban las tarifas, se recorten las primas del régimen especial y se liberalice el mercado (muerta la tarifa se acabó la rabia del déficit).

Tampoco parece preocuparles, como a la mayoría de agentes del sector, el funcionamiento del mercado mayorista o las subastas Cesur que determinan la tarifa cada trimestre.

Sobre sus intereses pesan dos amenazas: una quita de la deuda acumulada (a los 24.000 millones a 31 de diciembre habrá que sumar otros 5.000 millones este año), aún sin titulizar, y una tasa o impuesto sobre la nuclear y la hidráulica. Una medida esta que “sería el chocolate del loro”, según indica el responsable de una compañía.

El runrún de una tasa es cada vez más persistente y, al parecer, el Gobierno estudia varias opciones: una windfall tax, que gravaría los llamados beneficios llovidos del cielo (lo que reciben las centrales en el mercado más allá de sus costes variables) y una tasa a la producción eléctrica o la generación de residuos (caso de la nuclear).

En este punto hay que distinguir entre el impuesto (la Constitución exige que no sea confiscatorio) y la tasa, que pagan solo los clientes que reciben el servicio. Sea como fuere, la medida requerirá de una nueva ley que modifique la normativa eléctrica y el Gobierno se enfrenta a un agrio pleito con las compañías.

Fuente: Cinco Días